“El len­gua­je de la fe se ha­bla de mu­chas ma­ne­ras, no es uní­vo­co”

La Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Sa­la­man­ca (UPSA) ha ce­le­bra­do sus fies­tas en ho­nor de San­ta Ca­ta­li­na, en las que ha es­ta­do pre­sen­te Mons. Fran­cis­co Co­ne­sa  Fe­rrer, obis­po de Me­nor­ca. Tras la cle­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca, el obis­po ha pro­nun­cia­do la        con­fe­ren­cia ‘Ha­blar el len­gua­je de la fe’.

El obis­po de Me­nor­ca co­men­zó su in­ter­ven­ción ex­pli­can­do los dis­tin­tos mo­dos en los que se ex­pre­sa el len­gua­je de la fe: “El len­gua­je de la fe se ha­bla de mu­chas ma­ne­ras, no es uní­vo­co: la na­rra­ción y la re­fle­xión, la poe­sía y la ora­ción, su­pli­car, re­zar, con­fe­sar los pe­ca­dos, pre­di­car un ser­món, re­ci­tar, im­par­tir ca­te­que­sis, ha­blar so­bre el más allá…y en­tre to­dos hay algo que los iden­ti­fi­ca (…) El len­gua­je teo­ló­gi­co está en un se­gun­do ni­vel, al ser­vi­cio del len­gua­je de la fe”. Para mon­se­ñor Co­ne­sa Fe­rrer, “he­mos apren­di­do en la Igle­sia, como ma­dre que nos en­se­ña pa­cien­te­men­te a ha­blar este len­gua­je para in­tro­du­cir­nos en la vida de fe con Dios”.

El obis­po se ha re­fe­ri­do a la sin­gu­la­ri­dad del len­gua­je de la fe: “no es raro, es el mis­mo len­gua­je or­di­na­rio usa­do con una fi­na­li­dad de­ter­mi­na­da para ha­blar de una reali­dad que tras­cien­de”. Y ha desa­rro­lla­do los ras­gos que de­fi­nen el len­gua­je de la fe: re­cu­rre al sím­bo­lo y a la me­tá­fo­ra “el sim­bo­lis­mo es un len­gua­je ade­cua­do para ha­blar de de­ter­mi­na­das reali­da­des que no pue­den ser cap­ta­das”, y se basa en la analo­gía con las reali­da­des hu­ma­nas  “la ma­yor par­te de la tra­di­ción fi­lo­só­fi­ca dice que po­de­mos ha­blar li­te­ral­men­te de Dios pero de modo analó­gi­co”. Para el obis­po, hay otros ele­men­tos que tam­bién for­man par­te del len­gua­je de la fe: la na­rra­ción y el tes­ti­mo­nio, el can­to y la poe­sía:  “no vale con un dis­cur­so con­cep­tual para ex­pre­sar quién es Dios, con el can­to se po­ten­cia la pa­la­bra y se crea co­mu­ni­dad”.

Para con­cluir, mon­se­ñor ha pre­gun­ta­do a los asis­ten­tes ¿cómo trans­mi­tir el len­gua­je de la fe? y ha ofre­ci­do va­rias pro­pues­tas: “in­ser­tar­se en la co­mu­ni­dad que ha­bla el len­gua­je de la fe, por­que el len­gua­je es una reali­dad so­cial y en cuyo con­tex­to re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y es uno de los pun­tos más dé­bi­les: los ni­ños van a ca­te­que­sis y les en­se­ña­mos el len­gua­je de la fe, pero no se in­ser­tan en la vida de la co­mu­ni­dad”.

La ce­le­bra­ción ha con­clui­do con la pre­sen­ta­ción de la re­vis­ta Cua­der­nos Sal­man­ti­nos de Fi­lo­so­fía. Su di­rec­to­ra, Ana Mª An­da­luz Ro­ma­ni­llos, ha ex­pli­ca­do el Vo­lu­men 44 de la pu­bli­ca­ción, con una sec­ción es­pe­cial de­di­ca­da a Fran­cis­co Suá­rez S. J. A con­ti­nua­ción, los au­to­res han pre­sen­ta­do los si­guien­tes li­bros: El sal­te­rio de Al­fon­so de Al­ge­ci­ras. Una tra­duc­ción de los sal­mos al es­pa­ñol en el si­glo XV de San­tia­go Gar­cía-Ja­lón de la Lama, y Vi­sión de Es­pa­ña en pen­sa­do­res es­pa­ño­les de los años trein­ta, del pro­fe­sor José Luis Ca­ba­lle­ro Bono.

(UPSA)